jueves, 1 de octubre de 2009

Teoría de Liderazgo de los Estilos de Conducta

Los líderes se hacen, no nacen hechos, hay que “formarlos”. El éxito del liderazgo está basado en un conjunto de conductas definibles, por lo tanto, aprendibles y aprehensibles.

La teoría de los estilos de conducta no observa rasgos o capacidades inherentes en el individuo líder, el éxito en el liderazgo es definido en términos de acciones describibles, por lo tanto, le resultará fácil a otra persona actuar en la misma manera, es un asunto de enseñanza-aprendizaje para que alguien adopte las más efímeras capacidades y rasgos de líder.

Como consecuencia de la aparente incapacidad de la teoría de los rasgos de explicar la eficacia del liderazgo y del movimiento de las relaciones humanas, que fue una consecuencia de los estudios de la empresa Hawthorne, llevada a cabo por Elton Mayo y F.J. Roethlisberger, surgió la teoría de los estilos de conducta, con el propósito de preparar mejores líderes militares.

El impulso de la teoría conductual del liderazgo se había de centrar en la conducta del líder en lugar de hacerlo en los rasgos de su personalidad. Se creía que la conducta del líder afectaba directamente la eficacia del grupo de trabajo, creencia que llevó a los investigadores a identificar patrones de conducta, denominados estilos de liderazgo, que hacían que los líderes pudieran influir eficazmente en otros.

Esto abrió las puertas que inundaron todos los esfuerzos para el desarrollo del liderazgo, en oposición a las pruebas psicométricas que clasificaban a aquellos con potencial para el liderazgo, dejándonos a los demás sin oportunidad alguna de convertirnos en líderes.

Los estudios de la Universidad de Ohio prepararon una relación de las conductas mostrada por los líderes, la lista contenía mil ochocientos enunciados que describían nueve categorías del líder, posteriormente, los investigadores de Ohio llegaron a la conclusión de que la conducta del líder contenía tan sólo dos dimensiones independientes: la consideración y la estructura de iniciación (Kreitner & Kinicki, 1997, pp. 471-472).

La consideración se refiere a la conducta del líder asociada con la creación del respeto mutuo o de la confianza y se centra en la preocupación por las necesidades y deseos de los miembros del grupo, por lo tanto, se deriva que la falta de consideración no fomenta la satisfacción en el trabajo y la lealtad del empleado.

La estructura de iniciación es la conducta del líder que organiza y define lo que los miembros del grupo deberían hacer para maximizar la producción. Estas dos dimensiones de la conducta del líder estaban centradas en los ángulos precisos para producir cuatro estilos conductuales de liderazgo.

Se partió de la hipótesis de que un estilo de alta estructura y de alta consideración constituirían el mejor estilo de liderazgo, definiéndose en este sentido cuatro mezclas o combinaciones entre consideración y estructura de iniciación, a saber: alta-alta, alta-baja, baja-baja, baja-alta.


Fuente: Elaborada por Méndez Benavides con datos de Kreitner & Kinicki (1997, p. 473)

Según esta teoría, los líderes más exitosos son los que combinan la consideración y la estructura relativamente altas, con cierto énfasis mayor en la consideración . Las primeras investigaciones acerca de la consideración y la estructura se realizaron en la Universidad de Michigan y en la “Ohio State University”, los estudios demostraron que los líderes considerados obtienen relativamente más satisfacción en el trabajo y productividad, estudios subsiguientes arrojaron datos con relación a la disminución de quejas, menor rotación del personal y menos estrés de grupo cuando el líder es considerado, lo opuesto cuando no muestra consideración .

1 comentario:

Anónimo dijo...

Heya i'm for the first time here. I came across this board and I find It truly useful & it helped me out a lot. I hope to give something back and help others like you aided me.

my site fraxel